Nuestras Últimas Noticias

DÍA DE LA AMISTAD EN EL MARISCAL

En la mayoría de los países del mundo el 14 de febrero es conocido como el día de San Valentín. Pero acababa de descubrir que en el Perú se conoce principalmente como el "día de la amistad".

Mis colegas y Yo decidimos pasar este dia disfrutando de un rico ceviche y asi fue que un amigo nos recomendo El Mariscal Barra Cevicheria un lugar para comer y celebrar este día. Decidimos caminar ya que estaría a unos 15 minutos de nuestro lugar de trabajo. Al llegar el mozo muy amablemente se nos acerco y nos ofrecio una carta y comenzmos a debatir que palto elegir, despues de unos breves minutos nos posimos de acuerdo y pedimos el ceviche clásico acompañado del arroz con mariscos solo para asegurarnos de que llenáramos nuestros estomagos.

Cuando finalmente llegó nuestro pedido no perdimos el tiempo y comenzamos a degustar el rico ceviche, el pescado fresco, de textura gruesa y bañado en jugo de limón nos fascino cuando agregué la batata, el choclo (maíz local) y la canchita, la experiencia se sintió más completa. Masticando las cebollas picadas y las algas en la parte superior, nos preguntamos si podríamos manejar tantos sabores al mismo tiempo

Aunque apenas podíamos dejar de deleitarme con el ceviche, le echamos un vistazo al otro, "Chaufa El Mariscal". Ciertamente, estaba muy bien decorado con rebanadas de plátano fritos cortadas finamente, huevo frito, un par de trozos de pulpo, además de algunas hierbas lindas con forma de trébol, todas encima de arroz dorado relleno de vegetales. Como dice la canción "Sabía que te amaba antes de conocerte", sabía que me encantaría este arroz antes de probarlo. Y no me equivoqué.

Cuando nos llenamos de todos estos ricos platos tuvimos la oportunidad de charlar, ya que todos estábamos saboreando nuestra "chicha morada". Hablamos sobre la comida típica peruana y querían saber cuál era la comida tradicional en mi país. Me complace alegremente.

Cuando nos íbamos y el equipo amistoso en "El Mariscal" nos saludó alegremente y nos dijo que regresáramos pronto, la mayoría de mis colegas estuvieron de acuerdo en que esta puede ser la mejor cevicheria en Cusco. Dijeron que, aunque no podría enseñarles sobre el ceviche, sí les enseñé sobre este lugar increíble y definitivamente volverían.

LEER COMPLETO
CROCANTE DE LENGUADO: UN PEDAZO DE CIELO EN EL MARISCAL

Después de una semana de duro trabajo nuevamente regrese al El Mariscal Barra Cevicheria y decidi darme un capricho en realidad estaba empezando a pensar que era la mejor cevicheria en Cusco. Esta vez llegué fácilmente ya que era la segunda vez que estaba allí y no estaba lejos del centro: unos 30 minutos caminando, 20 minutos con el autobús colectivo, unos 7 minutos en taxi y, en mi caso, 15 minutos montando la bicicleta.
Cuando entré, estaba lleno de comenzales. Pensé, ya que era domingo, debe ser normal. Al igual que la última vez, había una cola en la entrada. Me preparé para una larga espera; pero, por suerte, después de que una camarera me preguntó cuántos asientos necesitaba y le dije que solo era yo, me pidió cortésmente que la siguiera y me llevó a la misma mesa en la que me senté la última vez. Pensé que todos los demás venían en grupos grandes y solo esta mesa pequeña era gratis. Supongo que viajar solo tenía sus ventajas, además el hecho de que era completamente libre.

Habiendo recibido la carta, lo miré detenidamente. Todo parecía tentador. Tenía ganas de probar algo diferente. Mis ojos se posaron en un pez dorado frito. Le pregunté al mozo qué tipo de pescado era y me explicó que era un crocante de lenguado muy popular aquí en Perú. Después de consultar a mi amigo, Google, descubrí que es un pez de 45 cm de largo, que generalmente se encuentra en el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo con un cuerpo plano, grande y ovalado, de color gris en un lado y blanco en el otro. No necesitaba más convincente. Mi boca estaba aguada y la ordené enseguida.

Mientras lo esperaba, tomé un bocadillo de cancha o maíz tostado local. Todavía estaba caliente y extremadamente crujiente. Podría haber comido un balde de eso. Cuando estaba masticando, noté al mozo amable que me había servido la última vez. Me saludó con la mano, sonriendo. Pensé que en la mayoría de los lugares, uno quiere que el mismo camarero le sirva, si él lo trató bien, pero aquí todos parecían tan acogedores que no importaba. Incluso el mozo que me servía esta vez fue muy servicial, siempre con una sonrisa llamativa en su rostro. Me di cuenta de que me sentía como en casa. Y supongo que este es el elemento clave en un restaurante para que vuelvas. Me sentí afortunada de haber encontrado este "barra de ceviche".

El joven con suavidad colocó el plato delante de mí. El crocante de lenguado dorado finalmente estaba aquí. Le di las gracias, pero no pude levantar los ojos de mi plato. Se veía incluso mejor que la foto. El pescado parecía dorado y crujiente y un olor encantador llenó mi nariz. Me cautivó. Supongo que ni siquiera había oído al mozo deseándome "buen apetito". El primer bocado me transportó en un universo de placer. De hecho, era tan crujiente y sabroso como parecía. No sabía a pescado que había comido antes. Las papas doradas y fritas que lo acompañaban complementaban perfectamente su sabor y la ensalada de cebolla, lechuga, rábano y tomate añadía el toque perfectamente fresco y picante a esta locura de sabores. Me complací en este placer y no levanté la vista de mi plato hasta que estuvo vacío. Yo había estado en el cielo y de vuelta.

Sintiéndome culpable después de comer como un salvaje, miré a mi alrededor, pensando que la gente debía estar mirando con disgusto. Pero todos estaban demasiado ocupados saboreando sus propios platos deliciosos. Me apoyé en mi silla, frotándome la barriga, sintiéndome completamente satisfecho. Tomé la última gota de chicha morada concentrada y dulce (bebida de maíz morado) y llamé a la agradable camarera para pedirle la factura. Amablemente me preguntó cómo estaba la comida y señalé el plato vacío y susurré "Maravillosa". Ella asintió felizmente y pronto recibí la cuenta. Aunque no había comido ceviche, estaba aprovechando al máximo esta adictiva cevicheria en Cusco.

Salí a la cálida sensación de un hermoso y soleado día. Decidí que iba a andar en bicicleta por más tiempo ese día, solo para celebrarlo. Dicen que la felicidad viene de adentro y no se puede obtener solo comiendo. Pero deleitarme con la deliciosa comida me ayudó a alegrarme.

LEER COMPLETO
PESCADO FRITO EN EL MARISCAL

Había sido una semana larga. Sentado durante 8 horas todos los días frente a la computadora, mirando por la ventana en los días soleados y deseando poder salir corriendo por la puerta y andar en bicicleta por los alrededores de Cusco. Para ahogar mis deseos, simplemente me emborrachaba con comida poco saludable todos los días. Había comido "Malaya frita" (costilla de ternera frita), muy grasosa, casi todos los días. Terminé sintiendo náuseas la mayor parte del tiempo y, a menudo, sintiendo dolor en el estomago

Como finalmente era fin de semana, quería salir a dar un capricho. No podía tener más cosas malsanas, pero tampoco quería sacrificar el sabor. Durante muchos años fui adicta a la comida tailandesa, turca y libanesa, pero como no iba a estar en el Cusco por mucho tiempo, decidí continuar mi experimentación con la comida peruana. Y no se me ocurrio mejor lugar que ir a la mejor cevicheria de Cusco que he encontrado, El Mariscal Barra Cevicheria.

Ese día sali casi al mediodía y llegué a El Mariscal alrededor de las 3 de la tarde. Noté con satisfacción que tenía el lugar más o menos para mí. Probablemente la mayoria de sus clientes ya habían terminado de almorzar y probablemente se habían ido a casa a descansar. ¡Aun mejor! Nunca me gustaron las multitudes. Así que hice mi entrada como Rihanna, que había reservado todo el restaurante para ella. El personal que ahora era ya mis amigos me saludaron y esto me hizo sintir bien.

Aunque por lo general a los mozo no les di la oportunidad de recomendarme algun plato en especial, esta vez no tenía idea de qué pdria comer. De todos modos, solo había un par de platos que no había probado en su menú. Le expliqué al joven que me atendía que quería algo sabroso, pero ligero. Pensó por unos segundos y señaló el "Pescado frito" (pescado frito) en el menú. Explicó que es siempre fresco y no muy graso. Confié en él con la elección y felizmente ordené eso. Mientras esperaba la comida, me pregunté cómo el pescado frito peruano podría ser diferente del pescado frito que había comido en mi país. Me refiero a que el pescado sigue siendo pescado, ¿verdad? Donde sea que lo comas...

Estaba a punto de descubrir que el pescado puede ser muy diferente. Claramente depende de si es fresco o no, la forma en que se cocina, el plato de acompañamiento que lo acompaña. Quiero decir, en mi país siempre había comido pescado fresco, ya que mi ciudad natal fluía en un río, pero en otros países de Europa occidental el pescado estaba principalmente congelado y no era realmente fresco, por lo tanto no era tan sorprendente.

El pescado en el plato que me trajeron estaba cocinado a la perfección, sin áreas oscuras que apuntan a cocción excesiva y tampoco partes sin cocer. Una vez que me sumergí sentí un primer crujido, que el sabor distintivo del sabroso pescado fresco. Tenía el equilibrio perfecto entre no ser sin sabor como el salmón congelado que había comido en Europa occidental. Lo combiné en mi boca con una cucharada de arroz y un bocado de yuca frita dorada, la verdura que luce y sabe un poco a ñame. Agregué el toque final con un poco de zarza criolla que trajo el sabor picante perfecto, completando este increíble arco iris de sabores.

De hecho, era una nueva forma de comer pescado frito y estaba feliz de haberlo probado. El camarero me preguntó amablemente cómo lo había encontrado y con confianza le di dos pulgares hacia arriba, diciendo que había sido increíble. Él asintió, sonriendo aparentemente satisfecho.

Ahora era el momento de salir y moverse un poco para asegurarse de que ayude a mi digestión. No hay mejor excusa que subirse a la bicicleta y pasear sin rumbo, en un estado de total libertad. Me pregunté qué haría después de haber terminado todos los elementos del menú en el mejor restaurante de ceviche de Cusco. Supuse que tendría que encontrar otra aventura, pero decidí que no me preocuparía por eso todavía.

LEER COMPLETO
EL CEVICHE MARISCAL

Nunca pense que el mejor Ceviche de Cusco, lo econtraria en el Mariscal Barra Cevichera tanto que me inspiró a escribir un blog sobre comida sudamericana. Como ya había estado en Brasil y planeaba continuar luego hacia el norte, a Ecuador, Colombia y América Central, pensé que también podría documentar mis experiencias culinarias. Y por lo que había visto hasta ahora, también era optimista sobre el futuro.

Eso me dio un pretexto para seguir frecuentando a El Mariscal y eventualmente probar cada platillo de su carta. Siempre pensé que sería un trabajo de ensueño viajar y escribir sobre sus experiencias, pero viajar y escribir sobre todos los tipos de comida deliciosa, exótica y fascinante que encuentra lo lleva a un nivel completamente nuevo. ¡Yo amaba mi vida!

El dia de hoy, noté que tenían otros tipos de ceviche en el menú, lo que me llamó la atención y decidí escribir un artículo sobre el Ceviche El Mariscal. y sin dudarlo ordené este plato. Sonreí y me froté las manos pensando en el festín que venia.

Solo para sentir que no estoy gastando mi dinero solo para disfrutar, saqué una pluma y un papel, listo para escribir todo sobre estas variedades de ceviche. Me pregunté si podría equilibrar el deleite en estos platos y centrarme en escribir un artículo.

El plato finalmente estaban aquí. El camarero sonrió cuando colocó delante de mí el rico ceviche mariscal. Me sentí un poco avergonzada, así que expliqué en español: “Estoy escribiendo un artículo, ya sabes. Por eso ordené dos ". Hizo un gesto con la mano, como" No hay problema "y dijo:" No se preocupe! ", Después de lo cual me deseó" buen apetito ". Poco sabía que yo ya tenía un gran apetito.

"Está bien, entonces, ¿cómo hago esto?" Pensé para en mi interior. ¿Los iba a comer uno por uno, o un bocado de aquí y otro de allí? .
El pescado tenía la misma textura espesa y fresca, perfectamente combinada con los jugos de lima y mejorada por el "choclo" (maíz local), cebollas picadas y algas en la parte superior. Casi me transportó a algún lugar junto al mar.

Justo cuando alcancé el Ceviche El Mariscal, me di cuenta de que había olvidado escribir sobre el primero. Después de garabatear rápidamente un par de palabras, pegué con ansia mi tenedor (en El Mariscal Barra Cevicheria te sirven algo que parece una combinación de tenedor y cuchara, muy práctico para comer tanto los trozos de pescado como la marinada en ceviche) en El Ceviche El Mariscal. ¡Ahora esto era totalmente de otro mundo! Al principio no me di cuenta de dónde venía el sabor distintivo. Era algo fuerte, pero que iba perfectamente con el pescado marinado. Entonces de repente me di cuenta de que era alcaparras. Hasta ese día, solo había tenido alcaparras en mi pizza. Nunca pensé que realmente podrías espolvorearlos con pescado crudo marinado en lima. "¡Supongo que aprendemos algo nuevo cada día!", pensé. Justo cuando pensé que no podía estar más intrigado, probé algo cremoso que realmente mejoró la explosión de sabores y me di cuenta de que el aguacate estaba desempeñando su papel muy bien en el perfeccionamiento de este plato. Nunca había comido algo tan sofisticado y fascinante.

Después de terminar los dos vasos y de beber sin pudor el refresco hasta la última gota, me di cuenta de que no había escrito casi nada, así que agarré mi bolígrafo y anoté todo sobre los sorprendentes sabores y sus efectos en mis sentidos. Seguro que iba a hacer un gran blog, pensé, satisfecho. Mi estómago estaba a punto de estallar pero no me importaba. y fue asi que al terminar con estos exquisitios platos simplemte sali del mariscal para disfrutar de un día cálido en la histórica ciudad de Cusco.

LEER COMPLETO
SOPA DE PARIHUELA EN EL MARISCAL

Era domingo y el lema del día era "salir a almozar". De hecho, me había despertado con un fuerte deseo de una sopa. Pero me refiero a una verdadera sopa. Estoy hablando de una sopa real, sabrosa y rica, del tipo que no había comido en más de dos años, desde que dejé mi país.

Así que me subí a mi bicicleta y comencé a explorar la ciudad. Hoy no tuve que alejarme de todos los restaurantes centrales, ya que era el único día en la semana en que podía gastar mi dinero en algo. Pero, después de entrar en varios restaurantes que parecían atractivos por fuera, nada parecía realmente atractivo. Simplemente no tenían el tipo de sopa rica y sabrosa que estaba buscando. Me bajé de la bicicleta y me senté en el pavimento, con las manos en la cabeza. No había pensado que esta sería la parte difícil. Se suponía que la parte difícil era encontrar el dinero para darte un capricho. Se suponía que las opciones eran ilimitadas. Pero en realidad no lo eran. Decepcionada, fui a mi lugar favorito, la mejor cevicheria de Cusco, El Mariscal Barra Cevicheria. Pensé que si no podía encontrar lo que había anhelado, al menos tendría algún ceviche de calidad o algún otro marisco que tuvieran.

Uno de los Mozos amablemente me saludó y me preguntó cómo estaba y le dije con sinceridad: "No muy bien". Le expliqué lo que había estado buscando todo el día y no pude encontrarlo. "Si solo tuvieras aquí algo así, estoy segura de que sería algo delicioso, como todo lo demás que he comido aquí". "¿Qué? Pero tenemos exactamente el plato perfecto para ti ". "¿En serio?" Pregunté, dudosa. Pensé que él solo estaba tratando de venderme algo. Pero cuando lo señaló en el menú, mis ojos se agrandaron de sorpresa. "Tenemos parihuela, es una especie de sopa de cangrejo rica y concentrada, con trozos de pescado y ceviche picante...". "No digas más", lo interrumpí. La foto me había convencido y ya mi boca estaba aguada. ¿Cómo podría haber dudado de que este lugar tuviera todo lo que necesitaba?

Mientras esperaba la comida, me pregunte qué significaba realmente "Parihuela" o Sopa de Parihuela Afortunadamente, buscando en Google se aclaró las cosas que seria sopa peruana de pescado y mariscos ¡Correcto... ¡eso es lo que significaba! y pensé que lo descubriría cuando llegara el pedido.

¡Y lo hice! Pero el significado de la palabra era lo último en mi mente y fue asi cuando el mozo colocó el plato frente a mí. Me quedé mirando lo que era un enorme cangrejo rojo, junto a una gran concha blanca y gris, la que generalmente se ve en los dibujos animados con una perla en el medio. Debajo había un gran trozo de pescado. Todo estaba bañado en un caldo rojizo que pronto descubrí que era tan sabroso como parecía. sencillamente era la sopa de parihuela lista para disfrutalo

La última vez que comí cangrejo fue hace mucho tiempo, cuando uno de mis alumnos me invitó a cenar. Mientras luchaba por abrirlo, finalmente probé algo que había olvidado hace tiempo, pero que era tan suave y jugoso como podía recordar. Tomé una cucharada de la sopa. ¡Mmm! Era la combinación perfecta de agridulce, picante, salado; la única otra comida que podría estar a la altura sería la tailandesa, que es mundialmente conocida. Pero, de nuevo, también lo es la comida peruana. Cuando abatí con avidez lo que estaba en esa almeja, me di cuenta de que eran piezas de ceviche de pescado y que la almeja era solo para decorar. Pero no me importó, ya que consideraba este el mejor ceviche de Cusco. Los grandes trozos de pescado que flotaban en la sopa tampoco me decepcionaron. Y lo que más me gustó fue la sopa en sí mismo, ya que la comida picante es mi debilidad.

Antes de que el camarero me pudiera preguntar algo, levanté los brazos con asombro y le dije: "¡Eso es lo que llamo el almuerzo!". Expresó su satisfacción de que me hubiera gustado. Cuando pagué la factura, expresé mi decepción de que finalmente había terminado de experimentar todo en el menú. “¿Qué se supone que debo hacer ahora?”, Le pregunté inocentemente. Mientras aparentemente estaba preparado para encontrar razones para que yo siguiera regresando. Sabes que no puedo estar lejos de aquí. Ustedes tienen las mejores cosas de la ciudad". Él se rió mientras me alejaba.

LEER COMPLETO
Pulpo a la Parrilla en el Mariscal

Cada vez que escucho sobre el pulpo a la parrilla, se me viene a la mente aquella ocacion donde por primera vez probé un pulpo cocido ¡No es que sea algo malo comérselo! sino que no estaba segura de que me gustaba.

Luego de 15 años y finalmente estoy en Perú, finalmente logrando mi sueño de viajar por Sudamérica. Decidí probar el Pulpo a la Parrilla en el restaurante llamado "El Mariscal Barra Cevicheria", que tiene el mejor ceviche de Cusco. No muy segura pensé que muchos restaurantes pueden afirmar esto en línea, decidí que no tendría expectativas muy altas, pero entraría con la mente abierta y juzgaría por mí misma.

Desde el momento en que lo encontré, tuve una buena vibra. Pensé que me sentiría intimidada por un lugar enorme y pretencioso que tantas veces había visto en Europa. Pero lo que encontré fue un lugar acogedor y bastante bonito. El color azul de las paredes le da una sensación de tranquilidad. También hay bonitos retratos de un pulpo capitán y otras cosas marítimas, por lo que es un buen lugar para llevar a sus amigos y familia.

Otra cosa buena que me llamó la atención fue que, a diferencia de otras "cevicherias" que había visto en Cusco, esta tiene la cocina a la vista, para que todos los comenzales vean lo que se está preparado y pensé que esto solo puede ser algo positivo, ya que parece que no tienen nada que ocultar.

Ya empecé a estar más abierto a la idea de que este podría ser el lugar donde se prepara El mejor ceviche de Cusco, Pero, por supuesto, antes de decidir, tendría que hacer lo más importante: probar la comida. Miré al amable mozo que me había llevado a una mesa pequeña para dos. Me preguntó si estaría esperando a alguien. Le dije sonriendo que es solo yo. Sin hacer una mueca de sorpresa, como muchos otros mozos me habían hecho en otros países, él asintió, le devolvió la sonrisa y me entregó la carta. Todo en la carta parecía interesante, las fotos me hicieron agua la boca. Simplemente no pude decidir. Le hice una seña al mozo y, mientras él se apresuraba, le pregunté qué le recomendaba. Dijo que como es una cevicheria, podría probar el ceviche. Le dije que me siento como algo diferente. Desde que vine a Perú tuve mi parte de ceviche. Sin dudarlo, recomendó el pulpo a la parrilla.

Miré a mi alrededor y vi que el pequeño lugar se había llenado. Había gente haciendo cola en la entrada. Pensé que si el lugar fuera más grande, los dueños harían una fortuna. Entonces de repente me di cuenta de que estaba realmente ansiosa. Había andado alrededor de mi bicicleta todo el día y solo había comido una rebanada de sandía. Afortunadamente la comida no duró mucho. El mismo mozo caminó rápidamente hacia mí y cortésmente, pero me presentó cálidamente el pulpo a la parrilla. Lo miré con curiosidad. El plato estaba lleno de colores y, una vez que lo olí el pulpo parecía estar cocinado a la perfección, no tenía manchas oscuras como a veces lo hacen los alimentos a la parrilla, debido a que se cocinan demasiado. Parecía bastante saludable también, pensé, analizando las zanahorias, los tomates, las batatas que lo acompañaban. El sabor distintivo me llamó la atención desde el principio. El jugo de limón y el sabor del ajo se mezclaron perfectamente con la ensalada de papas, los champiñones y las hierbas, probablemente de la zona, me refrescaron de una manera agradable. Mientras comía, me topé con algo que no se suponía que fuera tan saludable, sino tan sabroso como el resto de mi plato: la cáscara de cerdo frita. Lo comí de una sola vez y me lamí los labios y los dedos. Miré a mi alrededor para ver si alguien estaba mirando, ya que tiendo a ser menos educada cuando como algo que realmente me gusta. ¡Y esas cosas estaban realmente deliciosas! ¡Realmente podría ser la mejor cevicheria en Cusco!

Cuando recibí la factura, vi que era un poco más que mi almuerzo regular de 5 soles, pero el sabor era incomparable. Cien veces mejor, pero solo unas cuantas veces más dinero. Le di las gracias y me despedí del amable mozo que me había atendido y cuando salía, vi al personal de la cocina saludándome. Le devolví el saludo sonriendo y pensando que no solo la comida era excelente, sino que el servicio era muy agradable. Definitivamente regresaría y me daría un nuevo gusto aquí.

LEER COMPLETO
│CONTACTANOS: 
☎️ 084 771202 Cusco
📱 984 903210 Urubamba
│MEDIOS DE PAGO: